promoempleo.com

 
   
 
1.- Definiciones
2.- Web
2.1.- Webs estáticas y dinámicas
2.2.- Herramientas imprescindibles
3.- Comercio electrónico
4.- Comportamiento del Internauta
5.- Buscadores y visitas
6.- Situación y expectativas en Internet
7.- El proyecto
7.1.- Elección de nombre y marca
7.2.- El Producto o Servicio
7.3.- El Interfaz
7.4.- El cliente busca
7.5.- El Valor añadido
8.- Publicidad y Promoción
9.-Lo que NO debemos hacer
9.1.- Ejemplos Webs comerciales
9.2.- Ejemplos de Webs anticomerciales

Características de una Web comercial.

El interfaz. ¿Qué es el interfaz?

Es todo lo que percibe el usuario de la Web a través de la pantalla, excepto el contenido.

Es la apariencia que tiene la Web frente a nuestros ojos junto con su conjunto de enlaces y su funcionamiento. El interfaz perfecto es el que pasa inadvertido, pero cumple su función.

 Funcionalmente, una Web comercial debe ser capaz de cumplir los siguientes requisitos:

•  Ser rápida al cargar . La velocidad de acceso a las páginas es cada vez mayor. Hemos pasado de navegar a unos precarios 5.5Kb/s en 1998 a conexiones de 1024Kb/s y superiores en la actualidad. La velocidad de carga ha sido un problema superado relativamente, y digo relativamente porque en la medida en que el usuario tenga acceso a más información, demandará más posibilidades, como por ejemplo el uso de vídeos como complemento a una información gráfica basada en imágenes.
Sin embargo, lo habitual es que la carga de una imagen al detalle, de unos 100Kbs, nos lleve unos 3 segundos de espera. Reducir esa espera siempre supondrá una ventaja frente a la competencia, o frente a otras Webs, y eso es algo que hoy en día todavía se tiene en cuenta.

•  Ser comprensible . Los menús, o listado principal de enlaces internos de que disponemos, tienden a ser excesivamente concretos en su expresión. Ganaremos en facilidad de navegación en la medida en que el usuario entienda para qué sirve cada opción, o dicho de otro modo, qué camino debe seguir para llegar a donde quiere llegar de la forma más fácil y rápida.

•  Ser sencilla y simple . Es un concepto muy parecido al anterior, pero que engloba a todo el sitio Web. En la medida en que un sitio tenga una estructura simple, sencilla, fácil de recordar, provocará que nuestros nuevos visitantes vuelvan a vernos cuando tengan la misma necesidad de información, puesto que siempre tienden a elegir la opción más cómoda, y eso implica sencillez y simplicidad.
De hecho, una vez desarrollado un esquema para una Web, uno de los procesos más complejos es el de síntesis: convertir un sistema que puede ser muy elaborado y complejo en otro fácil y sencillo.
Darle facilidades en el manejo de nuestra Web al visitante es invitarle a volver.

•  No excedernos con los gráficos . A pesar de que la Web es un entorno eminentemente gráfico, debemos hacer un uso correcto de los mismos, y cada imagen debe tener un motivo de estar ahí. Sirve que ese motivo sea tan sólo estético, pero una imagen sin motivo sólo supone un retraso en la carga de la página. La optimización del peso de cada imagen es algo básico para conseguir una mayor rapidez.
Del mismo modo, una presentación animada obligada para quien viene a visitarnos es la mayor de las aberraciones que se han establecido en el diseño de páginas Web.

•  Ofrecer gran cantidad de contenido . No debemos escatimar cualquier información que sea útil y que podamos ofrecerle al visitante. Lo único que podemos perder es que alguien nos copie, lo cual es denunciable. Lo más que podemos ganar es que el visitante se convierta en un usuario de nuestra Web, quizás en cliente, y que nos recomiende entre otros internautas, o lo que es mejor, en foros de encuentro.
La amplitud de contenido es una característica que ayuda a que otros internautas o webmasters de Webs altruistas nos inserten un enlace hasta nuestra Web y comenten nuestro contenido.

•  Eficiente con el espacio . Vemos la Web a través de una pantalla de limitadas dimensiones, y del mismo modo vemos limitada nuestras posibilidades de mostrar toda la información que nos gustaría. Por eso debemos cuidar la composición de nuestras páginas como si se tratase de publicaciones en prensa escrita.
Nuestros dos enemigos son las diferentes resoluciones de pantalla de los usuarios, y la longitud vertical de nuestros contenidos.
Como norma, debemos minimizar todos los aspectos gráficos de la Web, excepto el texto.