promoempleo.com

 
   
 
1.- Definiciones
2.- Web
2.1.- Webs estáticas y dinámicas
2.2.- Herramientas imprescindibles
3.- Comercio electrónico
4.- Comportamiento del Internauta
5.- Buscadores y visitas
6.- Situación y expectativas en Internet
7.- El proyecto
7.1.- Elección de nombre y marca
7.2.- El Producto o Servicio
7.3.- El Interfaz
7.4.- El cliente busca
7.5.- El Valor añadido
8.- Publicidad y Promoción
9.-Lo que NO debemos hacer
9.1.- Ejemplos Webs comerciales
9.2.- Ejemplos de Webs anticomerciales

Herramientas imprescindibles

El potencial de los lenguajes de programación Web, junto con la eficiencia y economia de los actuales formatos de Bases de Datos nos permiten crear casi cualquier recurso que se nos ocurra, pero la experiencia nos ha dejado con algunos recursos imprescindibles.

Panel de control

El panel de control es una zona de acceso restringido, protegida del acceso público mediante unas claves de acceso para que normalmente sólo el administrador pueda acceder a ella, o al menos con la totalidad de su capacidad.
El panel de control tiene como característica principal capacidades suficientes como para modificar y gestionar el contenido de la Web, así como las caracteristicas que necesite gestionar el administrador.
De este modo, además de poder modificar el contenido o el aspecto de un sitio Web, también contamos con la ventaja de poder hacerlo desde cualquier punto con conexión a Internet, y sin la necesidad de contar con algun programa especial para acceder al servidor donde nuestra Web está alojada y gozar de permisos de edición.
El panel de control también se usa ofreciendo al usuario registrado que así lo hayamos programado, una pequeña parte de estas capacidades, que normalmente le permiten gestionar el contenido que él mismo ha creado.

Gestión y sesiones de Usuarios.

Este recurso, o mejor dicho, esta capacidad de los lenguajes dinámicos, nos permiten llevar un control todo lo exhaustivo que queramos sobre cada visitante, sea o no usuario, y ofrecerle o quitarle permisos de acceso, de modo que tan sólo pueda acceder a donde nosotros queramos.
Si nuestra intención es que todo visitante acabe siendo un usuario registrado y nos confíe los datos personales que le pedimos debemos ofrecerle siempre algo a cambio, y el libre acceso a parte de la Web que no puede ver si no se registra en un recurso muy habitual.
Con esta gestión podemos, por ejemplo, ofrecer a un cliente nuestra tienda virtual que le mostramos sobre una Web, y el cliente puede comprar un producto y pagarlo luego, y mientras tanto, la Web recuerda cual es el producto que ha comprado gracias a que identifica al usuario por la sesión, es decir, sabe que este usuario es el mismo que pulsó el botón para comprar el artículo, o sabe que este cliente es el mismo que ya se identificó al entrar en nuestra Web como usuario registrado.

Boletin de Noticias.

En su formato primitivo no fue más que un correo electrónico masivo, enviado a una serie de contactos de nuestra libreta de clientes del programa de correo.
Esto era una operación totalmente manual: Escribíamos el mensaje, lo ilustrábamos, seleccionábamos los destinatarios y lo enviábamos como un correo.
Actualmente el Boletín de noticias ideal requiere de ciertos procesos y protocolos.
En primer lugar debemos conseguir que nuestros visitantes anónimos se conviertan en usuarios registrados, y nos faciliten, sobre todo, su cuenta de correo electrónico.
En este proceso debemos advertirles mediante una cláusula de condiciones que deben aceptar, que les enviaremos ofertas y novedades en un boletín mediante el formato de correo electrónico, además de que haremos usao de sus datos personales en cumplimiento de la legislación vigente, etc.
El usuario siempre tiene que disponer de la opción de darse de baja de ese boletín de forma visible, fácil, y rápida.
Para evitarlo dependemos del contenido de esos boletines y del interés que levanten en él. En la medida en que el contenido que le enviemos sea de su agrado y de su interés, no causará baja en el mismo.
Evidentemente, nuestro sistema debe reconocer qué usuarios están inscritos al boletín y cuales no.

¿Por qué es realmente tan importante el boletin?

La importancia del boletín va directamente relacionada con la importancia que tienen para nosotros las visitas.
Es posible que consigamos numerosas visitas de tráfico por las que no tengamos que pagar, pero también existe una oferta y demanda de visitas por las que se paga dinero, de modo que podemos cuantificar al menos de forma aproximada el valor de una visita.
Tanto unas visitas (gratuitas) como otras (compradas) las recibimos una vez, y normalmente les perdemos la pista. Así 1000 visitas compradas en un día nos pueden costar en torno a 200 euros, y si esas mismas visitas vuelven a llegar por el mismo medio al día siguiente nos costarían otros 200 euros. Y lo que es peor: si al tercer día no compramos visitas, dejaran de visitarnos esos 1000 posibles clientes.
Sin embargo, todo aquel visitante del que conseguimos que se registre y acepte nuestro boletin nos está ofreciendo la visita que más valor tiene para nosotros, que es la de alguien expresamente interesado en recibir nuestras ofertas en un futuro cercano.
Cuando enviemos el boletín, llegaremos de inmediato al cliente mediante su correo electrónico y este tipo de visita no nos va a costar ni un céntimo. Además de eso, seremos nosotros quienes elegiremos qué contenido queremos que vea, contenido que de otro modo es posible que no visite.
Por eso, si es importante contar con visitas, mucho más importante aún resulta que un porcentaje elevado de esas visitas se registre y acepte recibir nuestro boletín.
Supongamos la siguiente situación:
Disponemos de un sitio Web con registro de usuario y boletin.
Disponemos de una media de 100 visitas gratuitas, y 400 visitas compradas, que nos cuestan 80 euros al día.
Si dejamos de pagar, pasaremos a 100 visitas diarias.
Sin embargo, si un 10% de usuarios se registra en nuestra Web y acepta recibir el boletín, al cabo de 30 días tendremos que, :
a) Si hemos comprado visitas dispondremos de una bolsa de 1500 usuarios registrados a quienes enviarles el boletín con ofertas. 1500 visitas nos hubiesen costado 300 euros, pero cada vez que les enviemos el boletín no nos costará nada.
b) Su no hemos comprado visitas dispondremos de 300 usuarios registrados a quienes enviarles el boletín del mismo modo.
Entonces, despreciando los no registrados, en este ejemplo 300 registrados han sido gratuitos, pero los otros 1200 nos han costado 2400 euros, a 2 euros, 400 visitas durante 30 días.
Si calculamos que a lo largo del año enviaremos 20 boletines y repartimos el coste de esas visitas sumando el envío de cada boletín, el resultado es que el coste final de contactar con esos usuarios registrados es de:

20 boletines + 1 visita inicialo = 21 visitas
2400 euros / 1200 registrados = 2 euros
2 euros / 21 visitas = 9.5 cents por visita
Si además sumamos los 10800 visitantes no registrados, el coste de la visita comprada sería de:
2400 euros / (1200 registrados x 21 visitas)+ 10800 visitas de no registrados=
2400 euros / 36000 visitas = 7 céntimos por visita.

Mediante las visitas del boletín, hemos convertido un coste de visita inicial de 20 céntimos, del que un 10% son visitas interesadas en nuestra oferta en un coste de 9.5 céntimos para un 100% de visitas interesadas.
Después de ese periodo, seguiremos contando con gran parte de esos registrados, e irán llegando otros nuevos.

Las visitas son pasajeras, desaparecen; los usuarios registrados son acumulativos, permanecen.